Archivo del sitio

Lactancia materna e inteligencia. Ninguna de las dos cosas abunda, pero por suerte están relacionadas.

Julio Basulto

@JulioBasulto_DN

Cuando, en agosto de 2013, escribí el texto “La interrupción temprana de la lactancia materna podría perjudicar la inteligencia del niño”, un autoproclamado experto de cuyo nombre no quiero acordarme se dedicó a desacreditarme, con gran alegría para sus seguidores, que lo tienen por sabio de cuya boca solo emana ciencia. No como yo, que por lo visto soy un vendido al poderoso y acaudalado lobby de la lactancia (ejem). Para  desautorizarme, y para convencer a sus discípulos de que no soy digno de mi profesión, utilizó argumentos de toda índole. (más…)

Publicado en el espacio de julio Basulto Etiquetado con: , , , , ,

Delgadez y salud

Julio Basulto

@JulioBasulto_DN

Esta semana, un amigo me ha comentado que cierto endocrino le había prohibido hacer deporte porque estaba “demasiado delgado”, y no quería que adelgazase más. Y se quedó tan ancho. Lo digo porque es un chico joven, perfectamente sano y cuyo peso está solo un poco por debajo de los “estándares”. A mi amigo le remití a un texto que escribí hace un par de años, y titulado precisamente: “¿Estoy demasiado delgado?”. (más…)

Publicado en el espacio de julio Basulto Etiquetado con: , , , , , ,

Depurativos, desintoxicantes y quemagrasas, resumen de noticias

Julio Basulto

@JulioBasulto_DN

Un día de estos, la amabilísima Sara Tabares (@saratab) me hará una entrevista sobre dietas depurativas para Cadena Ser Valencia. Pues bien, esta mañana, mientras preparaba dicha entrevista, me he dado cuenta de dos cosas. La primera es que he hablado muchas, muchísimas veces sobre este tema (como comprobarán en unas líneas), y la segunda es que lo mío es como intentar vaciar la arena de la playa con cucharillas de café. Es tan grande el negocio que gira en torno al adelgazamiento y a la estética, que todo esfuerzo es en vano. En todo caso, siempre he pensado aquello de “más vale pesado que descuidado”, así que por la presente paso a resumir mis alegatos antidepurativos, antidesintoxicantes y antiquemagrásicos. Allá van: (más…)

Publicado en el espacio de julio Basulto Etiquetado con: , , , , , , ,

Prevenir y tratar la hiperuricemia y la gota

Julio Basulto

@JulioBasulto_DN

Hablé de hiperuricemia y gota en este texto (junio de 2014) pero como la cantidad de personas que padecen estas dolencias no cesa de aumentar, he pensado en resumir en estas líneas lo más importante que debemos recordar, desde un punto de vista dietético-nutricional, en cuanto a su prevención y tratamiento. (más…)

Publicado en el espacio de julio Basulto Etiquetado con: , , , , ,

Alimentos que “dan frío” o “dan calor” (sic)

Julio Basulto

@JulioBasulto_DN

Hace unos días recibí un e-mail en el que una preocupada mujer me preguntaba una duda nutricional. Antes de seguir, aprovecho para pedir disculpas a las muchas personas que no puedo contestar: recibo decenas de correos electrónicos cada día con dudas que me encantaría resolver, pero ni en sueños tengo tiempo para hacerlo.

Pues bien, en el e-mail la mujer comenzaba preguntándome cuáles eran los alimentos que nos dan frío y cuáles los que dan calor. Tras frotarme los ojos, seguí leyendo. Al parecer, un terapeuta alternativo le acababa de aconsejar, para aliviar su malestar digestivo, eliminar los alimentos “enfriantes” y priorizar los “calorificantes”. (más…)

Publicado en el espacio de julio Basulto Etiquetado con: , , , , ,

La promoción de la lactancia materna y la insoportable susceptibilidad del ser

Julio Basulto

@JulioBasulto_DN

Espero que Milan Kundera no pase por aquí para censurarme el haberle fusilado el título de su muy recomendable novela “La insoportable levedad del ser”. Aunque si leyera este texto, lo cual sería un honor, juraría que no le iba a molestar mucho el plagio, como comprenderán en breve.

El caso es que voy a hablar de algo relacionado con la “susceptibilidad del ser”: bastantes mujeres, y no pocos hombres, se ofenden cada vez que escribo sobre la lactancia materna. Lo sé porque no tardan en aparecer sus comentarios en mi correo electrónico o en mis cuentas en Facebook y Twitter.  A veces, dichos comentarios están injustificados, se salen de tono, son desagradables o resultan incluso ofensivos. En tales casos no respondo, aunque me dan ganas de decirles aquello de “perdonen las disculpas y disculpen los perdones”.

Esto no me pasa solo a mí, le ocurre a cualquiera que haga pública una opinión a favor de dar el pecho a los niños. Veamos tres “cualquieras”: (más…)

Publicado en el espacio de julio Basulto Etiquetado con: , , , , ,

La alimentación complementaria en bebés, y la diferencia entre ropa y complementos

Julio Basulto

@JulioBasulto_DN

El concepto “alimentación complementaria” es uno de los peor entendidos en el ámbito de la alimentación. No es el peor, porque ese podio se reserva a la palabra “dieta”, pero es un digno rival. Por desgracia, la mayoría de los mortales, y eso incluye a bastantes profesionales sanitarios,  no aciertan a comprender que “complementaria” no es sinónimo de “sustitutiva”. Piensan, o les hacen pensar los vendedores de “alimentos infantiles”, que el periodo de la alimentación complementaria es el momento en la vida del bebé en que hay que sustituir la lactancia (que por arte de magia deja de alimentar –sic-) por alimentos sólidos. (más…)

Publicado en el espacio de julio Basulto Etiquetado con: , , , , ,

“Amimefuncionismo, flores de Bach y obesidad. ¿Tríada discordante?”

Julio Basulto

@JulioBasulto_DN

Las creencias populares caminan por sendas distintas a las que recorren las evidencias científicas. Las primeras suelen basarse en anécdotas, algo que resume un concepto llamado “amimefuncionismo”, que conviene mirar de cerca para no caer en sus hipnóticas redes.

El término amimefuncionismo proviene de englobar en una sola palabra la frase “a mí me funciona” y terminarla con el sufijo “-ismo”. Ello da lugar a un sustantivo muy útil para enmarcar este fenómeno como lo que es, un extendido movimiento social que basa su doctrina en una observación sesgada y exenta de cualquier conato de rigor científico (“podéis decir misa, pero a mí me funciona”).

Ojo, porque con “rigor científico” no me refiero a cálculos matemáticos cuadriculados ni a complejas variables epidemiológicas, sino a abrir la posibilidad de que existan explicaciones, para el fenómeno observado, distintas a las que nosotros le atribuimos tras una observación poco deliberada.

Me explico con un ejemplo: una persona con exceso de peso acude a la consulta de un “terapeuta alternativo” enfundado en una bata de un blanco nuclear, que le confiere un aire de experto en salud pública de incuestionable reputación. El motivo de la consulta es, pongamos, el exceso de peso. El “terapeuta” atiende, pregunta escucha y empatiza. También aconseja una hora de ejercicio físico diaria, alejarse de las galletas, de la bollería y de los “refrescos”, dejar de consumir embutido, y tomar flores de Bach, justo antes de cobrar 100 euros del ala.

Una semana después, el paciente vuelve a desperdiciar 100 euros, que diga, vuelve a la consulta, y la báscula revela que ha perdido 5 kilos. ¡Maravilloso! Tanto el “terapeuta”  como el paciente no dudan de que la clave del éxito radica, cómo no, en las mágicas flores de Bach.

Reflexionemos. ¿No tendrá nada que ver el hecho de que cuando pedimos ayuda para perder peso es que estamos dispuestos a realizar cambios en nuestra vida? Tales cambios, como la hora de actividad física o la eliminación de la bollería, que casualmente ha recetado el “terapeuta”, son determinantes para adelgazar. Los 100 euros también son importantes, por cierto, porque tras la inversión es poco probable que el paciente se pase la semana “hidratándose” a base de coca-cola. No menos importante es, sin duda, el hecho de que el “terapeuta” haya escuchado atentamente al paciente, con una actitud empática: el apoyo psicológico resulta crucial para abordar tanto la obesidad como cualquier cambio en el estilo de vida.

Pero hay más posibles explicaciones, como una llamada “azar”. Porque no sabemos si casualmente el paciente se ha divorciado esa semana, o si ha sufrido una pérdida importante de un ser querido, algo que en muchas personas genera importantes pérdidas de peso (al menos hasta que se supera el trauma psicológico). ¿Y si el paciente padece una enfermedad que le ha hecho perder peso justo esa semana?  (Ej.: gastroenteritis con diarreas).

Volvamos, pues, a las evidencias científicas. Son las que tratan de diferenciar la casualidad (la relación entre variables se debe al azar)  y la correlación (dos variables están relacionadas, sin que una sea la consecuencia de la otra), de la causalidad (una variable genera la existencia de la nueva variable). Solo cuando se demuestra de manera fehaciente y con un amplio grupo de población que existe una causalidad, es momento de revisar otros parámetros, tales como efectos secundarios, coste económico y sanitario, etc. En agosto de 2010 en la revista Swiss Medical Weekly, se concluía que no existen evidencias convincentes que muestren que las flores de Bach sean efectivas para tratar ninguna condición. Aunque las flores de Bach es poco probable que generen efectos adversos (salvo si se usan en una enfermedad, en sustitución de una terapia que de verdad cure dicha enfermedad), esto no sucede con una terapia alternativa prima hermana de las flores de Bach, la aromaterapia (tan ineficaz como la anterior – Maturitas. 2012 Mar;71(3):257-60-). En enero de 2012 se publicaba en la revista The International journal of risk & safety in medicine una revisión sistemática de la literatura cuya conclusión no podemos pasar por alto: “La aromaterapia tiene el potencial de causar efectos adversos algunos de los cuales son serios”.

Tras estas reflexiones, si estás pensando en algo así como “este hombre dirá lo que quiera, pero lo que a mí me funciona, le funciona a mucha gente” (¿”anosotrosnosfuncionismo”?), nada mejor que recurrir a una frase del Profesor Edzard Ernst. Ernst es un auténtico experto mundial en salud pública, con más de 1500 publicaciones científicas a sus espaldas. La frase, que compartió en su blog, en octubre de 2013, es la siguiente:

– “El plural de anécdota no es evidencia, sino ‘anécdotas’”.

Publicado en el espacio de julio Basulto Etiquetado con: , , , , , , , ,

Jaque al cáncer con la “díaita”.

Julio Basulto

@JulioBasulto_DN

En este texto hablaré de la prevención del cáncer, una de las enfermedades que más seres queridos se lleva al otro barrio de forma prematura (unos 7,6 millones de personas cada año). Pongo en cursiva “prevención”, por si el titular que he puesto lleva a malas interpretaciones. Es decir, que nadie espere encontrar aquí “el método” de revertir el cáncer con la dieta, una vez instaurado. Eso, además de antiético, está prohibido (con razón) por el Real Decreto 1907/1996 sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria. Así que las dietas “curacáncer” o similares se las dejo a quien quiera engañar a personas vulnerables a costa de su ingenuidad. El tratamiento del cáncer debe quedar en manos de un oncólogo en toda regla, y los consejos dietético-nutricionales para un paciente con cáncer debe pautarlos un dietista-nutricionista con experiencia en el tema.

Dicho esto, es momento de hablar de la “díaita”, una palabra que, para los griegos, hacía referencia al estilo de vida en su conjunto, y no solo a los hábitos alimenticios. La importancia de esta preciosa palabra queda reflejada en una serie de consejos que acaba de emitir (14 de octubre de 2014) la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su página web, en el marco del llamado “Código europeo contra el cáncer”. En él leemos que la prevención desempeña un papel crítico en la lucha contra el cáncer. A continuación enumero algunos de los “movimientos ajedrecísticos” que nos propone la OMS, a través de su agencia especializada en la investigación del cáncer (IARC), para prevenir esta enfermedad. Me he permitido añadir algunos enlaces “de cosecha propia”, por si alguien quiere disponer de más información:

1.- No fumes. No uses ningún tipo de tabaco.

2.- Haz que tu hogar esté libre de humo. Apoya las políticas “sin humo” en tu puesto de trabajo.

3.- Toma medidas para permanecer en un peso saludable.

4.-  Sé físicamente activo en tu día a día. Limita el tiempo que pasas sentado.

5.- Sigue una dieta saludable:

– Toma muchos cereales integrales, legumbres, verduras y frutas.

– Limita los alimentos ricos en calorías (alimentos con mucho azúcar o mucha sal) y evita las bebidas azucaradas.

6.- Si bebes alcohol de cualquier tipo, limita la cantidad. Para la prevención del cáncer, es mejor no beber alcohol.

7.- Evita tomar mucho el sol, especialmente en el caso de los niños. Utiliza protectores solares. No utilices cabinas de bronceado.

8. Ten en cuenta que amamantar reduce el riesgo de cáncer de la madre.

El documento incluye otros consejos, como protegernos de sustancias que causan cáncer, como el radón, o evitar la terapia hormonal sustitutiva, pero los ocho anteriores son, en mi opinión, los más relacionados con la “díaita” y nos transmiten un mensaje bien claro: “mejora tu estilo de vida”. ¿Sabías que hasta 7 de cada diez casos de cáncer se pueden prevenir, según la American Cancer Society, si nos “enrocamos” en unos buenos hábitos de vida?

Publicado en el espacio de julio Basulto Etiquetado con: , , , , , , ,

Síguenos en:

próximos eventos

  • ''Grupo de gestión de la alimentación'' - jueves, 17,30-18,30, frecuencia quincenal
  • ''Pilates terapéutico'' - lunes y miércoles, diferentes horarios, durante todo el curso
  • ''Práctica de Mindfulness en grupo'' - jueves, de 20-21h, quincenal