Lactancia materna e inteligencia. Ninguna de las dos cosas abunda, pero por suerte están relacionadas.

Julio Basulto

@JulioBasulto_DN

Cuando, en agosto de 2013, escribí el texto “La interrupción temprana de la lactancia materna podría perjudicar la inteligencia del niño”, un autoproclamado experto de cuyo nombre no quiero acordarme se dedicó a desacreditarme, con gran alegría para sus seguidores, que lo tienen por sabio de cuya boca solo emana ciencia. No como yo, que por lo visto soy un vendido al poderoso y acaudalado lobby de la lactancia (ejem). Para  desautorizarme, y para convencer a sus discípulos de que no soy digno de mi profesión, utilizó argumentos de toda índole.

Insinuó, por ejemplo, que con mi artículo hiero a las mujeres que no dan el pecho. No le contesté, desde luego. Aunque dos años después, algo cansado de escuchar esa clase de  “razonamientos” (los recibí, por ejemplo, al redactar el artículo “Lactancia materna: deliciosa conexión entre la inmunidad de la madre y la del bebé.”), escribí, en este mismo espacio, un texto en el que doy por zanjada la cuestión: “La promoción de la lactancia materna y la insoportable susceptibilidad del ser”.

Pero el mencionado ser humano también aprovechó para retorcer los datos científicos hasta que confesaran que la lactancia materna no guarda la más mínima relación con la inteligencia, en contra de lo que yo indiqué en mi texto. Texto en el que en realidad me decanté por contemplar la lactancia materna como algo que protege de los riesgos de la lactancia artificial, en vez de como algo beneficioso, de igual manera que no tenemos que pensar que caminar es sano, sino más bien que el sedentarismo es peligroso.

Pues bien, en el número de diciembre de la revista Acta Paediatrica, aparece una lista de diez recomendables revisiones sistemáticas de la literatura científica en relación a efectos de la salud de la lactancia, auspiciadas por la Organización Mundial de la Salud. Una de ellas es un metaanálisis del doctor Bernardo L. Horta y colaboradores, cuyo título es el siguiente: “Breastfeeding and intelligence: a systematic review and meta-analysis”. Es decir, “Lactancia materna e inteligencia: revisión sistemática y metaanálisis”.

Lean, por favor, la conclusión:

La lactancia materna se relaciona con un mejor rendimiento en los test de inteligencia. El efecto positivo de la lactancia materna sobre la cognición también se observa en un ensayo controlado y aleatorizado. Esto sugiere que la asociación es causal.

Se la traigo también en inglés, por si no se fían de mis traducciones.

Breastfeeding is related to improved performance in intelligence tests. A positive effect of breastfeeding on cognition was also observed in a randomised trial. This suggests that the association is causal.

Nada más que añadir, salvo recomendarles encarecidamente que lean el artículo del doctor Horta y su equipo, que pueden disfrutar gratuitamente en el siguiente enlace: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/apa.13139/full

Publicado en el espacio de julio Basulto Etiquetado con: , , , , ,

Síguenos en:

próximos eventos

  • ''Grupo de gestión de la alimentación'' - jueves, 17,30-18,30, frecuencia quincenal
  • ''Pilates terapéutico'' - lunes y miércoles, diferentes horarios, durante todo el curso
  • ''Práctica de Mindfulness en grupo'' - jueves, de 20-21h, quincenal