Lactancia materna: deliciosa conexión entre la inmunidad de la madre y la del bebé.

Julio Basulto

@JulioBasulto_DN

Las etiquetas de los alimentos envasados (¿sustancias comestibles?) son largas tirando a larguísimas. Y las de las fórmulas infantiles no son una excepción. Además de lo que obliga a incluir en ellas la legislación (lo hace para evitar males mayores), podemos encontrar en estos productos casi de todo. Prebióticos, probióticos, simbióticos, nucleótidos, omega-3 y un largo y desconcertante etcétera. Pero ojo al “casi” que he puesto en cursiva, porque en la lactancia materna encontramos muchísimas sustancias protectoras que no vemos ni veremos en las leches artificiales. No tenemos en absoluto pruebas sólidas que nos indiquen que añadir la mayoría de las sustancias antes citadas a la leche artificial para bebés sea claramente beneficioso para la salud infantil, pero sí se ha demostrado que existen numerosas patologías que podrían prevenirse gracias a la combinación de los múltiples factores bioactivos presentes en lactancia materna. En la siguiente tabla detallo varios de ellos, recogidos en la quinta edición del libro “Pediatric Nutrition Handbook” de la Academia Americana de Pediatría.

 

Factor Efecto
IgA Secretora (sIgA) Acción anti-infecciosa sobre antígenos específicos
Lactoferrina Inmunomodulación, quelación de hierro, acción antimicrobiana, anti-ahdesiva, trófica del crecimiento intestinal
Lisozima Lisis bacteriana, inmunomodulación
6-caseina Anti-adhesiva, flora bacteriana
Citoquinas Anti-inflamatorias, función de barrera epitelial
Factores de crecimiento:Factor de crecimiento epidérmico

Factor de crecimiento transformante

 

Factor de crecimiento de los nervios

Reparación del epitelio intestinal

Promoción del crecimiento de las células epiteliales, supresión de la función de los linfocitos

Promueve el crecimiento de los nervios

Enzimas (ej: glutation peroxidasa) Previenen la oxidación lipídica

 

En la siguiente tabla aparece una clasificación de los muchos compuestos con propiedades inmunológicas presentes en la leche materna, que detalló una investigación aparecida en la edición de enero de 2005 de la revista Journal of Nutrition.

 

Compuestos antimicrobianos Compuestos de tolerancia Compuestos de desarrollo del sistema inmune Compuestos anti-inflamatorios
  • Inmunoglobulinas (sIgA, sIgG, sIgM)
  • Lactoferrina, lactoferricina B y H
  • Lizozima
  • Lactoperoxidasa
  • Haptocorrina
  • Mucinas
  • Ácidos grasos
  • Citoquinas (IL-10 y TGF-beta)
  • Anticuerpos antiidiotípicos
  • Macrófagos
  • Neutrófilos
  • Linfocitos
  • Citoquinas
  • Factores de crecimiento
  • Hormonas
  • Péptidos lácteos
  • Citoquinas (IL-10 y TGF-beta)
  • Receptores antagonistas de IL-1
  • Moléculas de adhesión
  • Ácidos grasos de cadena larga
  • Hormonas y factores de crecimiento
  • Lactoferrina

 

En esta interesantísima investigación leemos que la lactancia materna podría ser vista como un sistema de comunicación entre la inmunidad de la madre y la del bebé, y de ahí que haya titulado este texto “Lactancia materna: deliciosa conexión entre la inmunidad de la madre y la del bebé”. Se trata de un sistema que no sólo dirige y educa la inmunidad del niño, sino que además influye activamente sobre su metabolismo y su microflora, confiriéndole múltiples modos de protección frente a los patógenos.

Para entender la importancia de los factores antes citados, nada mejor que saber lo que opina la doctora Gro Nylander, jefa de obstetricia del Hospital General Riskshopitalet de Oslo, y experta en lactancia, sobre uno de ellos, la IgA. Esta reputada experta afirma en su recomendable libro “Maternidad y lactancia” que “la IgA se adhiere a las mucosas del largo canal intestinal y de ese modo lo tapiza por dentro. Y allí se queda, como un atrapamoscas que se encarga de las bacterias y los virus que puedan pasar”.

Puede que alguien piense, con razón, que no basta con decir que un alimento tiene sustancias impronunciables para probar que dicho alimento es sanísimo. Mucha gente me insiste de vez en cuando en que la miel tiene muchos compuestos supuestamente mágicos, pero de momento nadie me ha enviado una investigación sólida, en humanos, bien diseñada, y sin conflictos de interés que pruebe que la miel tenga claros efectos beneficiosos sobre la salud. De hecho, en un dictamen publicado en 2010, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no halló pruebas que sustentaran los múltiples beneficios que se suelen atribuir a la miel.

Así pues, aquí enumero las enfermedades que puede prevenir la lactancia materna en una relación dosis-respuesta:

  •  Asma
  • Bronquiolitis por virus respiratorios
  • Dermatitis atópica
  • Diabetes tipo 1 o tipo 2
  • Enfermedad celíaca
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Enterocolitis necrotizante
  • Gastroenteritis
  • Infección del tracto respiratorio superior o inferior
  • Leucemia
  • Obesidad
  • Otitis media
  • Síndrome de muerte súbita del lactante

En algunos casos, la reducción del riesgo es bastante notable, dado que alcanza más de un 75% (otitis media recurrente, infección del tracto respiratorio inferior o enterocolitis necrotizante). Tienen estos datos ampliados y detallados en la tabla que verán en este enlace que ofrece la Academia Americana de Pediatría (AAP) http://pediatrics.aappublications.org/content/129/3/e827/T2.expansion.html

En su documento, la AAP añade un dato que no podemos pasar por alto: “En los 42 países en desarrollo en los que se producen el 90% de las muertes de niños a nivel mundial, la lactancia materna exclusiva durante 6 meses y la combinación de la lactancia con alimentos complementarios después del año de vida del bebé, es la intervención más eficaz, con el potencial de prevenir más de un millón de muertes infantiles por año, lo que equivale a la prevención de 13 % de la mortalidad infantil en el mundo”.

Como he indicado al principio de este texto, aunque no hallemos los factores antes citados en las leches artificiales, la legislación regula (afortunadamente) su composición para que no supongan un gran peligro para la salud del bebé.  Digo “gran peligro” porque todas son, en mayor o menor medida,  arriesgadas, dado que en muchos casos sustituyen de forma injustificada, parcial o totalmente, a la lactancia materna, que es la forma natural, deseable, recomendable y recomendada de alimentar a los bebés.

En algunos casos (muy pocos, poquísimos) es imprescindible recurrir a las leches artificiales, y en dichas situaciones seré el primero en reconocer su utilidad y necesidad. Pero que nadie pretenda convencerme de que la leche artificial es casi lo mismo que la leche materna, porque no lo es ni en sueños. En enero de 2007, una investigación recogida en la revista Journal of the American Dietetic Association constató que el porcentaje de personas que está de acuerdo con la afirmación “la fórmula infantil es tan buena como la leche materna” pasó de un 14,3% en 1999 a un 25,7% en 2003. Así que ya ven, parece que la desinformación inducida e interesada va en aumento. Desgarrador.

Finalizo detallando cuatro textos que he escrito últimamente, por si quieren seguir leyendo sobre esta interesantísima cuestión:

¿Desventajas de la lactancia materna? ¡Hasta ahí podíamos llegar! http://comeronocomer.es/mitos-para-toda-una-vida-bebes/desventajas-de-la-lactancia-materna-hasta-ahi-podiamos-llegar

La interrupción temprana de la lactancia materna podría perjudicar la inteligencia del niño http://comeronocomer.es/muy-real/la-interrupcion-temprana-de-la-lactancia-materna-podria-perjudicar-la-inteligencia-del-nino

Bebés: ¿hasta qué edad conviene que tomen solo leche materna? http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/alimentos_a_debate/2014/01/07/218872.php

Leche artificial “humana”, o por qué entro en las farmacias con gorra y gafas de sol – http://comeronocomer.es/la-carta/leche-artificial-humana-o-por-que-entro-en-las-farmacias-con-gorra-y-gafas-de-sol

Publicado en el espacio de julio Basulto

Síguenos en:

próximos eventos

  • ''Grupo de gestión de la alimentación'' - jueves, 17,30-18,30, frecuencia quincenal
  • ''Pilates terapéutico'' - lunes y miércoles, diferentes horarios, durante todo el curso
  • ''Práctica de Mindfulness en grupo'' - jueves, de 20-21h, quincenal